Son muchas las ocasiones en las que al referirse a coworking, dicho término se asocia  al uso de una oficina compartida. Unido al boom de espacios de coworking que sitúa a España como al segundo  país con más espacios de trabajo bajo esta modalidad

Pero sería un error contemplar sólo ésta posibilidad para la explotación de dicha corriente.  Coworking es una manera de trabajar donde la colaboración e innovación deben ser las materias primas para la creación de sinergias,  permitiendo  el desarrollo empresarial de las ideas surgidas dentro de dicho espacio.

La cultura empresarial deriva cada vez más hacia procesos participativos y es ahí, dónde el coworking  puede aunar todo el potencial de situar a las personas en un mismo entorno común.

De otro lado el nuevo paradigma de las relaciones laborales asociado a la era del conocimiento, implica el empoderamiento de las personas en las organizaciones.

El poder de la colectividad, sitúa dicha fuerza colectiva como motor de  crecimiento y transformación, donde las personas deben de ser las protagonistas para dejar paso a iniciativas sociales que permitan el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

La combinación de este nuevo modelo de gestión apoyado por el uso de las nuevas tecnologías, prestando especial interés a las redes sociales puede suponer un boom en la productividad organizacional.

No queda duda de qué son las personas las que marcarán el devenir del ritmo  y calidad del trabajo, y es por ello que en coWOKIng trabajamos para adecuar y dinamizar el espacio de trabajo permitiendo el desarrollo personal de cada uno para favorecer a  la colaboración e innovación dentro de un ecosistema totalmente permeable a las influencias del exterior.